lunes, 23 de marzo de 2009

Mensaje del Gobernador al pueblo zuliano


En esta hora, cuando se ha violado el carácter originario del Constituyente, cuando se ha irrespetado la Constitución Nacional, y cuando se le ha arrebatado a los zulianos parte de sus más sentidas conquistas, quiero destacar el heroísmo de nuestro bravo pueblo.

En los días recientes crece por todo el Zulia el grito popular de "calle, calle, calle".

En esas consignas impregnadas de bravura y auténtico amor al terruño, va implícito el repudio al zarpazo y a la traición.

Sabemos que este aguerrido pueblo es decente, cordial, trabajador y moderado, pero la historia registra con claridad que también la paciencia zuliana tiene límites.

Incluso, la airada consigna que emerge de los corazones zulianos ya comienza a tomar fuerza en otras regiones de Venezuela.

Ese clamor se enciende mucho más al ver cómo el Presidente de la República invade competencias alardeando de ser el amo de la Fuerza Armada Nacional.

La indignación alcanza ribetes superiores porque este monumento a la ineficiencia que es la revolución ha fracasado en el manejo de la pobreza, la inseguridad y la corrupción.

El Presidente de la República ha manejado más de 850 mil millones de dólares, pero lejos de solucionar los problemas de los pobres ha visto cómo la inseguridad ha dejado más de 100 mil asesinatos en las barriadas venezolanas.

Pese a esa montaña de dólares, ha provocado el cierre de miles de empresas y con ello el desempleo afecta a millones de humildes padres de familia.

Pero esa indignación no puede sacarnos del camino democrático.

Hago un llamado a mi querido pueblo: No caigamos en provocaciones. Apelemos a la inteligencia y a la razón.

Esos abusos y esas agresiones no serán eternas. El viernes en la calle 72 (1) dimos una contundente demostración de esa bravura cuando brotaron desde todos los sectores miles y miles de zulianos. Chávez sabe lo que significa. Podrá atropellar mil veces, pero con cada atropello surgen decenas de demócratas.

Y más temprano que tarde, sin derramar sangre, reconquistaremos lo que nos pertenece.

Aquí no tenemos porqué poner los muertos para decirle al mundo que el Zulia es el primer productor de petróleo, carbón, leche, carne y plátanos del país. Tampoco tenemos que perder vidas para que Chávez admita que en estos 10 años el Zulia, primer pagador de impuestos, le ha aportado no menos de 250 mil millones de dólares sacados de sus entrañas.

Tenemos derecho a trabajar en paz. Tenemos derecho a que se respete la voluntad popular. Son más de 780 mil votos (2), limpiamente ganados, los que avalan nuestra autoridad.

Y ese caudal obtenido el 23 de noviembre de 2008 nos impone el deber de ratificar que no caeremos en el infierno de la violencia que trata de provocar el Gobierno Nacional para ocultar su fracaso.

Vamos a dar la pelea. Seremos un faro para toda Venezuela.

Sabemos que nos han arrebatado temporalmente el Puerto de Maracaibo y el Aeropuerto (3). Así como nos quieren arrebatar a Manuel Rosales (4).

Frente a La Chinita y Dios por delante, ratifico mi compromiso con conducir la defensa del Zulia con coraje, con contundencia y con valentía, sin desviar nuestro sendero democrático.

Ciertamente, estaremos en la calle, abrazados a Dios y a nuestro pueblo.


¡Un abrazo a mi heroico pueblo zuliano!

Dr. Pablo Pérez Álvarez
Gobernador del Zulia

 
template by suckmylolly.com