lunes, 9 de marzo de 2009

Malo conocido

Una de las razones por las cuales condenamos la enmienda constitucional que ahora permite la postulación de los gobernantes tantas veces como quieran es un aspecto que ha quedado palpable en nuestras elecciones y es que seguimos el adagio popular de "más vale malo conocido que bueno por conocer".

Los zulianos hemos votado a la reelección de nuestros gobernantes tantas veces como hemos podido, desde la mismísima primera vez que tuvimos la oportunidad de hacerlo, en las elecciones de 1993 (1), cuando aún no hablábamos de revoluciones, ni chavismo, ni pitayanquis y los colores electoreros eran el verde y el blanco Oswaldo Álvarez Paz era reelecto como gobernador del Zulia, ganando aquella elección incluso con más votos de los que había tenido en 1989 cuando se convirtió en el primer gobernador electo por voto popular de los zulianos.

La reelección también benefició a Francisco Arias Cárdenas y a Manuel Rosales, es decir, todos los gobernadores que se han postulado para reelegirse lo han conseguido, ¿acaso ha sido por buenos?, la respuesta es NO. Hay dos razones principales: el control del aparato estadal que permite manejar más recursos que otros candidatos y esa teoría del "malo conocido".

Preferimos al malo conocido, da igual si está de Presidente (ahí tenemos a Chávez que sigue ganando 10 años después a pesar del estado caótico en el que se encuentra el país), la gobernación o las alcaldías donde también ha quedado patente ese gustillo por Guatemala, así en Maracaibo hemos reelecto a Fernando Chumaceiro, a Manuel Rosales y hasta al nefasto Gian Carlo Di Martino, con todo el desastre que hizo en la ciudad, que a pesar de acabar con la Red Maestra (el sistema aquel exitoso de buses que estaba acostumbrando a los maracaiberos a paradas y a ir en unidades decentes), entregar el "poli" al centralismo, financiar al Unión Atlético Maracaibo con fondos públicos, acabar con la zona protectora y un largo etcétera de desastres urbanos, tuvo la "gracia" del pueblo y fue reelecto en 2004, TODOS los alcaldes maracaiberos resultaron reelectos.

Y no somos solamente los maracaiberos; en Cabimas reeligieron a Hernán Alemán y a Noé Acosta, en Mara a Salvador Spinello y a Luis Caldera, en Lagunillas a Albenis Arrieta y a Mervin Méndez y en San Francisco a Saady Bijani tantas veces como pudo postularse.

La predicción es que en la próxima elección van a triunfar el 90% de los que se postulen para renovar su cargo, sean rojos, azules, malos o buenos. Que tendremos a Pablo Pérez hasta que él se aburra o le dé por querer ser presidente de Venezuela. Que Luis Caldera, Omar Prieto o Eduin Pirela tienen carta blanca para hacer lo que quieran y seguir gobernando o que Manuel va a poder darse el lujo de escoger el puesto que quiera en el Zulia, total, más conocido que él ninguno.

Tendremos elecciones sólo por formalismo y por secula seculorum votaremos las mismas caras, por aquello de que "el que venga después puede ser peor".

Gracias Chávez, muchas gracias chavistas, nos quedaremos en "muy malo", sólo para no ir a "peor".

 
template by suckmylolly.com